Entrevista con el embajador de Uruguay en China, señor Fernando Lugris

1604593545

Saludos del señor Fernando Lugris, embajador de Uruguay en China:

Entrevista con el embajador de Uruguay en China, señor Fernando Lugris:

1. Nos enteramos de que usted asume el cargo del embajador de Uruguay en China desde 2015. En los 5 años, ¿qué lugares de interés ha visitado en Beijing? ¿Cuál de ellos le impresionó más?

Fernando Lugris: Asumí funciones el primero de diciembre del año 2015. Así que me aproximo a festejar mis primeros cinco años en China. En la ciudad de Beijing que donde vivo he visitado muchísimos lugares de interés, que es una ciudad realmente fabulosa porque nos permite encontrarnos con las tradiciones más profundas del pueblo chino, que está en contacto con su historia, y al mismo tiempo ver su modernidad y comprender mejor su sistema de gobernanza, su sistema político, que es una gran ciudad cultural, política pero también económica de esta enorme nación.

Lugares de interés he visitado muchísimo. Por supuesto cuando vine a Beijing muchos años antes como turista, lo primero que quise ver fue la Ciudad Prohibida, la Gran Muralla, lugares que están en imaginario colectivo de toda la humanidad porque son obras fundamentales del Patrimonio de la Humanidad en su conjunto. Viviendo aquí realmente lo que me gusta más es caminar por las pequeñas calles, los hutongs, tener un poco la temperatura de la ciudad de Beijing y de las partes más antiguas que son las más atractivas, y comprender cómo es el ritmo real de la población local. También hay una cantidad de templos, de monumentos antiguos muy maravillosos que nos permiten viajar en el tiempo e imaginarnos cómo fue la Beijing de otra hora.

Y claramente hoy Beijing es una ciudad muy diversa, muy mezclada, con zonas muy modernas, con zonas más antiguas, pero uno tiene que imaginarse en cada dinastía anterior cómo ha sido esta zona o aquella zona de Beijing. Y bueno, ese trabajo de proyección hacia atrás es muy interesante. Y Beijing lo permite, que es una ciudad que tiene grandes atractivos, y que nos invita a reflexionar sobre cómo fue el pasado. Es una ciudad con muchas capas, con muchas épocas. Imaginarnos el pasado reciente, el establecimiento de la Nueva China, cómo fue el final de la terrible Segunda Guerra Mundial que eso todo al país y también a la ciudad. Pero cuando uno piensa más hacia atrás, se imagina la última dinastía Qing cómo sería esta ciudad en esa época. Pero también podemos hacerlo hacia dinastías anteriores cuando se funda realmente Beijing como capital.

Así que esta es una ciudad que nos permite imaginarnos muchas etapas, el esplendor Ming y tantos otros momentos muy interesantes con lo cual los habitantes de Beijing podemos disfrutar de la modernidad, imaginar el futuro. Porque es una ciudad que también nos invita a pensar en cómo va a ser el futuro de la humanidad o un futuro más sustentable, un futuro con más vehículos eléctricos, con pagos electrónicos. Muchas cosas que en Beijing ya existen en nuestra vida cotidiana, y que para el resto del mundo es el futuro. Y que para aquí ya es el presente. Y al mismo tiempo dialogar con estos últimos 600 años de historia de forma permanente. Es decir que vivir en Beijing es disfrutar del pasado, del presente y del futuro.

Si quiere saber los lugares que visito muy regularmente, el Templo de los Lamas. Me parece absolutamente subrogante para comprender también la espiritualidad de China. Me encanta ir al 798. Y allí es otra historia. Es la modernidad de China, la expresión de los artistas contemporáneos, edificios que fueron realizados mucho por arquitectos de Alemania del Este como gran estilo Bauhaus. Entonces uno ve el mundo en Beijing y a China dialogando con el mundo a través de expresiones del pasado, y del presente y del futuro. Por supuesto que la Muralla y las Montañas en el Oeste son maravillosos para escaparse los fines de semana y tener otra perspectiva de la ciudad. Y la Villa Olímpica tiene algo muy moderno, pero también tiene algo de haber sido un momento muy lindo de la historia de esta ciudad, de mostrarse al mundo. Y bueno, también la ciudad está vibrándose preparando para los Juegos Olímpicos de Invierno, Juegos que espero poder asistir aquí en Beijing porque sin duda va a ser una gran fiesta no solamente para los pequineses sino para toda la humanidad.

2. Y en su opinión, ¿cuáles son los cambios de Beijing en los últimos años?

Fernando Lugris: Yo creo que el cambio más radical de Beijing en los últimos años tiene que ver con algunos elementos que acabo de nombrar. El primero es el avance de los conceptos de desarrollo sustentable y de economía verde en un sentido muy concreto y muy real. Los grandes discursos en las Naciones Unidas, los grandes discursos de los líderes, a veces uno no sabe cómo aterrizan en la vida de las personas. Sin embargo, aquí en Beijing en que vivimos, en la capital china, sabemos que vehículos eléctricos, cielos azules, mejor calidad del aire, no son simplemente elementos que se digan en los grandes discursos, sino que son una constatación real.

Mi apreciación personal cuando llegué a Beijing en el invierno de 2015 y miré el cielo, mi constatación fue muy distinta al cielo que vi en este último invierno de 2019 aquí en Beijing y en 2020. Es decir, si una persona a pie como yo, un ciudadano más de esta ciudad, puede percibir un cambio tan radical en la calidad del aire, simplemente por la observación, porque no estoy hablando de un punto científico y de análisis sofisticado de la calidad del aire, sino simplemente que los simples ciudadanos percibimos a través de nuestra mirada, creo que es un cambio muy grande.

Y es un cambio para los habitantes de Beijing muy importante. Es un cambio para China, y para su desarrollo sustentable. Pero hay que decirlo muy claramente, la mejora en la calidad del aire en China y la mejora de los patrones ambientales en general, y sobre todo las tareas de la mediación, y de apuesta a la economía verde y la economía azul que están desarrollándose en este país tienen un impacto decisivo en el medio ambiente a nivel mundial, y también en la preservación de la salud humana. Porque el medio ambiente y la calidad del aire impactan radicalmente en la salud de los niños, en la salud de las mujeres, en la salud de absolutamente todos los seres humanos en este planeta. Porque el medio ambiente es solamente uno y todos respiramos el mismo aire de una forma o de otra en este planeta. Así que es el primer gran cambio que yo noto, un cambio enorme en los cielos azules de Beijing que por ejemplo hoy, que está resplandeciente, un otoño maravilloso.

Esto se conecta a la tecnología, porque no solamente se necesita una firme decisión del gobierno para impulsar la protección ambiental, sino que se necesita el con qué hacerlo. Y yo quiero destacar entre los cambios la aparición de los vehículos eléctricos, que es algo que en mi país está firmemente decidido también a trabajar junto a China para incorporar más matriz limpia en otros transportes, sobre todo en transporte público de autobuses, de taxis, pero también los vehículos privados. Y viviendo en Beijing uno se acostumbra a las placas de los automóviles, que son verdes y que son indicativas de que hay economía verde en el transporte. Y en ese sentido, creo que cada vez me siento más feliz de ver más placas verdes en el transporte de la ciudad en la que vivo.

Y eso es tecnología, tecnología viene aplicada. También la tecnología se aplica muy bien a todo lo que es la vida cotidiana de los habitantes de Beijing. Por ejemplo, en los sistemas de pagos, en la forma de comprar una entrada para ir a un cine, en los servicios que lleguen a los domicilios de las personas. Y creo que esta pandemia también ha generado un boom en todo lo que es deliver, la entrega a casa, del comercio electrónico, que ya era muy sofisticado antes.

Y creo que todo impacta mucho en la vida de una ciudad porque la hace más inteligente. Y creo que Beijing, a pesar de ser tan antigua y tan tradicional y poseedora de una cultura muy maravillosa también está apostando a ser cada vez más smart, más inteligente. Y creo que eso es una contribución notable a todas las ciudades del mundo que tienen que mirarse entre ellas para tomar buenas prácticas y buenas ideas.

3. Uruguay es un país con abundantes recursos turísticos. Si le invitamos a hacer unas recomendaciones sobre los lugares de interés de Uruguay a turistas chinos, ¿qué les recomendará? Y ¿la razón?

Fernando Lugris: En primer lugar quiero decir que Uruguay es un país muy lejano, probablemente la capital uruguaya sea la capital más lejana en el mundo de Beijing, capital. Y eso es un atractivo para un joven chino, para un adulto chino que quiere conocer un lugar más distante del mundo. Sabe que en Uruguay lo van a encontrar. Llegar a un lugar muy muy lejano, pero donde van a encontrarse con un clima muy amistoso. El Uruguay es un país muy amigable hacia el pueblo chino. Tenemos una relación muy profunda de respeto y de amistad con China. Y esos son elementos iniciales e importantes.

Después de que lo que se puede descubrir en Uruguay, cuando lleguen a Uruguay, se van a darse cuenta de que si bien está muy lejos de China, está muy cerca de los otros atractivos turísticos del hemisferio sur americano. Estamos muy cerquitas de la Antártida. Estamos muy cerquitas de las montañas de los Andes, muy cerquitas de las maravillas arqueológicas de las civilizaciones precolombinas en Perú y en el norte argentino. Estamos muy cerca de Brasil. Estamos al lado de las maravillas de ese país, de las Cataratas del Iguazú, con lo cual desde Uruguay se puede visitar fácilmente a América del Sur, con viajes muy cortitos, viaje de treinta minutos a la gran capital de Argentina, Buenos Aires, viaje de dos horas a Río de Janeiro. Así que es un lugar ideal para que uno comience un viaje de exploración a toda Sudamérica.

¿Qué verán en Uruguay? El Uruguay es una gran estancia, un gran rancho para el mundo porque es un país muy verde, muy natural donde hay muchas cabezas de ganado, muchos más millones de vacas y de ovejas, en un medio ambiente muy muy limpio que personas. Y en ese gran campo verde se encuentra en una de las estancias más sofisticadas del mundo. Es decir, grandes ranchos con su arte de palacios, grandes casas gigantescas. Es muy antigua que una de ellas está en condicionada perfectamente bien para el turismo rural. Es decir, para que un grupo muy pequeño de turistas chinos descubran estas mansiones en medio del campo, un lugar muy lejano. Y puedan andar en los mejores caballos criollos, puedan conocer la naturaleza, descubrir los carpinchos, los ñandúes, que son otras aves avestruces de Sudamérica. Decir una fauna y una flora muy diferente a la de China y que descubran el gaucho, que es el hombre de campo de nuestro Cono Sur, sudamericano, que tiene vestimenta especial, que prepara la carne de vaca y de cordero, de una forma muy muy increíble. Y creo que ese turismo rural uruguayo, estas grandes fincas, muy hermosas, muy muy hermosas, que tienen algo de Europa pero tienen mucho de América Latina. Creo que es un atractivo muy interesante.

Entre este o grandes cascos de distancias antiguas, muchas de ellas coloniales, se encuentran también algunos de los viñedos y bodegas de vino más sofisticados del mundo. Entonces las bodegas más importantes de Uruguay, una muy antigua de origen jesuítico, y otra muy muy moderna fueron elegidas este año como dos de las veinte bodegas más hermosas del mundo. Y de hecho, la Bodega Garzón fue elegida la segunda bodega más hermosa del planeta. Con lo cual los amigos chinos que cada vez toman más vino occidental tienen que descubrir la ruta de los vinos en Uruguay, ruta que pasa por unas estancias de la época jesuítica, de la época colonial española y que llegan a otras bodegas absolutamente ultramodernas, todas orientadas a la producción del vino de la mejor y mayor calidad del mundo. Entre los vinos del nuevo mundo, Uruguay tiene unas variedades específicas. Tenemos una producción muy pequeña, muy boutique, que no pretende llegar a los 7-Eleven ni a los supermercados, pero que sí quieren estar en los mejores restaurantes de China y que ya lo están. Y a lo mejor los restaurantes de Beijing se están encontrando excelentísimo vino uruguayo. Por ejemplo las bodegas Bouza y Garzón que son dos de las bodegas que han sido elegidas como las más hermosas del mundo, y de otras bodegas que se están aproximando. Así que descubrir el campo uruguayo, descubrir las bodegas uruguayas, las antiguas y las nuevas. Eso nos van a gastar dos, tres, cuatro días muy muy intensos en el campo de Uruguay.

Pero no está solamente en el campo. También tenemos sitios Unesco que el pueblo chino es muy reconocedor de lo mismo a nivel mundial. Y en este sentido yo creo que hay un sitio Unesco fundamental para todos los turistas chinos, que es Colonia del Sacramento, una pequeña ciudad maravillosa que se conserva absolutamente intacta, y que es la única ciudad colonial en todas las Américas, que fue colonial portuguesa, española e inglesa, con lo cual los estilos arquitectónicos y la visión de estos tres imperios está muy claramente marcada en ella. Caminar por Colonia del Sacramento es viajar en el tiempo, es ver las influencias de estos tres poderes en las Américas, y claramente es sacarse las mejores fotografías, pero también estar en un lugar muy encantador, muy tranquilo, muy hermoso donde a lo largo de todo el año se reciben a millones de turistas que lleguen desde todos los continentes, y por supuesto cada vez más a turistas chinos. Este es un sitio Unesco fundamental para conocer en el Uruguay.

También está el gran Frigorífico Anglo, el primer Frigorífico, la primera gran industria del mundo, la gran industria de la alimentación con sentido de globalización. Hace muchísimos años con el inicio de la revolución industrial, algunos alemanes buscaron la fórmula de que las grandes virtudes de la carne se pudieran condensar en un extracto. Después, apareció la tecnología de los Frigoríficos que se armó una primera gran planta para la exportación de carne en el mundo llevando a migrantes de muchas nacionalidades, de Ucrania, de Rusia, de Hungría a trabajar en un lugar muy cercano donde está la mejor carne del planeta que está en Uruguay. Esa antigua fábrica alemana e inglesa en Uruguay hoy es un museo de la revolución industrial, y es el primer paisaje industrial que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Como China hoy es gran comprador de carne uruguaya, yo creo que es muy interesante para el pueblo chino descubrir este pequeño pueblo inglés, donde la revolución industrial aterrizó en América y generó esta gran empresa con su cuarto, con la llegada de muchos migrantes. Es un lugar encantador para caminar, para sacar fotos, y para comer muy bien, y disfrutar de la ciudad Fray Bentos, que es la ciudad que acoge este sitio Unesco, que es una gran planta industrial del pasado, pero hoy es un monumento histórico a la revolución industrial, y al paisaje de lo industrial que cómo se integra en una mirada artística contemporánea. Estos dos sitios hay que conocerlos.

También Uruguay tiene el único Geoparque de toda América Latina que ha sido reconocido por el Unesco. Se llama Gruta del Palacio, que es una especie del palacio formado por la naturaleza entre rocas, entre piedras, y donde habitaron muchos pueblos indígenas de Uruguay en el pasado. Es un lugar muy romántico, muy lindo para sacarse fotos, y para conocer algo que los chinos conocen muy bien, que son los monumentales geoparques que tienen aquí en Beijing y en toda China. Pero conocer un geoparque en América del Sur creo que también vale la pena.

Esto es el campo en Uruguay y en el interior de Uruguay, pero Uruguay tiene una gran capital que es Montevideo. Es gran capital porque es la ciudad más importante y porque es el centro cultural de una nación independiente. Pero es una ciudad pequeña con lo cual los turistas pueden en pocos días descubrir todos sus atractivos. Hay mucha arquitectura muy hermosa para descubrir. Es uno de los grandes centros del Arte Decó. Y el Arte Decó es algo que los chinos también conocen porque tienen buenas manifestaciones, sobre todo en Shanghai y en Tianjin y en una u otra ciudad. Pero en el Uruguay hay una gran expresión del Arte Decó. Así que a los amigos que les guste la arquitectura, que quieran conocer más de la arquitectura occidental y de lo que pasaba en América del Sur a principios del siglo XX, sobre todo generaron edificaciones monumentales en el país. Creo que van a verse muy sorprendido porque hay edificios de mucha calidad.

La ciudad es muy apacible, muy linda de descubrir. Tienen muchas actividades culturales, muchas óperas, muchos teatros, muchas cosas muy entretenidas para hacer. Los uruguayos se divierten mucho y aprovechan de la playa para hacer deportes, para disfrutar al aire libre porque el medio ambiente es muy privilegiado.

A poquito más de una hora de Montevideo se encuentra Punta del Este, que es el gran centro balneario de América del Sur. Es el centro de la reunión, de las grandes fortunas de América Latina donde llegan con sus grandes yates, donde se encuentran las grandes mansiones, donde todas las grandes marcas del mundo presentan sus productos y donde se vive una vida social muy densa y muy hermosa, combinados con los mejores torneos de deportivos, lo mejor del surfing mundial, lo mejor del polo, lo mejor del golf del mundo se concentran en Punta del Este, donde hay hoteles maravillosos, donde hay muchas actividades artísticas, donde se puede comprar muy buenas artes contemporáneos no solamente uruguayo sino también de toda la región.

Así que Uruguay tiene muchas playas muy hermosas, y tiene una vida social y cultural muy densa. Y creo que los turistas chinos van a descubrir que además, es un centro muy seguro, muy amigable para proyectar sus vacaciones y en el resto de los países sudamericanos, y visitar la Antártida, que queda muy cerquita de Uruguay y muy muy lejos de China.

4. En la actualidad, se presta gran importancia al desarrollo integral de la cultura y el turismo, e incluso se considera la cultura como el alma del turismo. Por ejemplo, la cultura de los hutongs característicos de Beijing, y la Ópera de Pekín entre otros patrimonios culturales inmateriales de China se han formado una parte indispensable de las actividades turísticas. ¿Cuáles son las culturas características de Uruguay?

Fernando Lugris: Yo mencionaría tres, que creo que son los tres grandes patrimonios de toda la humanidad, En primer lugar, el tango. El tango nació en Uruguay y en Argentina al mismo tiempo, un diálogo entre Buenos Aires y Montevideo y también en la ciudad de Rosario, que es una ciudad portuaria donde recibían migrantes donde había un gran movimiento de personas. Esa música que es una música muy muy linda que tiene una danza muy provocadora y que al pueblo chino le encanta verle y también practicarlo. Y también tiene la letra, las composiciones, las canciones, la poesía. Y el Uruguay ha contribuido muchísimo a lo que es la historia del tango, pero sobre todo es una de las ciudades en la que se mantiene muy viva la historia del tango, y se la vive en el día a día.

El tango y la milonga. La milonga, que es un paso anterior al tango, y que es muy muy montevideana. Yo creo que para el pueblo chino es descubrir cómo nosotros seguimos bailando el tango, cómo la gente las abraza, lo disfruta, cómo tenemos festivales de tango y descubrir que el tango hay que aprenderlo en Argentina, en Uruguay, y que hay que descubrir su historia. Es una gran invitación cultural. El tango fue promovido por el Uruguay y la Argentina conjuntamente para ser declarado Patrimonio de la Humanidad en Unesco. Y es un patrimonio intangible de todos. Así que sería la primera gran invitación.

La segunda invitación es descubrir al Uruguay Afro. El 10% de los uruguayos llegaron hace cientos de años de la África. Y la contribución ha sido notable. El Uruguay tiene cultos religiosos africanos, muy coloridos y muy interesantes. Si mira esa expresión que se ve en Cuba, y en Brasil y en otros países de Norteamérica, y sobre todo tiene una música que absolutamente característica que se llama el candombe. El candombe se interpreta con tres tambores muy muy africanos pero transformados en el Uruguay. Y es un ritmo musical único en el mundo con una base muy africana, con un ritmo muy potente, muy fuerte. Y el candombe genera llamadas, la llamada a los ancestros, la llamada de la liberación de los esclavos, la llamada a la África como “Madre patria”. Y esas llamadas son toques de candombe con mucha fuerza que se dan en las calles de Montevideo y en otras ciudades de Uruguay de forma casi espontánea, casi todos los días, y sobre todo todos los fines de semana.

Pero en Uruguay durante el Año Nuevo Chino, en febrero, se genera un gran festival que es el Carnaval Uruguayo, donde se producen de forma muy organizada, muy muy organizada, festivales abiertos para ver durante un mes entero este tipo de espectáculos, donde además, se lo acompaña por el baile, un baile muy provocador, muy sugestivo, muy colorido, donde hombres y mujeres muestran lo mejor del ritmo africano en América Latina. Así que visitar el Uruguay durante el Año Nuevo Chino es fabuloso. Es verano en Uruguay y van a encontrar las calles de Uruguay llenas de color por el Carnaval Uruguayo. Y van a descubrir este ritmo del candombe, que es realmente fascinante. Y es muy Afro-uruguayo. Y tiene una intensidad dramática enorme. Esta es mi segunda sugerencia cultural. El tango también es Patrimonio Unesco de la Humanidad, intangible originado de Uruguay en este diálogo de África y los uruguayos.

El tercer elemento es un elemento que todos los pueblos chinos conocen muy bien. Y es el fútbol uruguayo. No se puede ir a Uruguay y no visitar el Estadio Centenario, donde se organizó el primer campeonato de la historia del mundo. Ese primer campeonato mundial de 1930 que también Uruguay ganó genera toda una historia y una leyenda muy interesantes, de cómo ha sido la historia de la FIFA, la historia del fútbol organizado, y cómo esta pequeñísima nación sudamericana con muy pocos habitantes es la nación que ha ganado más Copas América en todo el continente. Y tiene un récord de campeonatos americanos y también mundialistas, que es muy importante descubrir. El fútbol está presente en toda la vida de los uruguayos. Pero para un turista chino, creo que es encontrarse con los lugares de la memoria, con todas esas historias de grandes victorias futbolísticas, ir a ver un partido de fútbol, y ver cómo los uruguayos se expresan en la cancha. Tienen mucho valor. Y como Uruguay es un país muy accesible, y de poca gente. Seguramente se van a encontrar con alguna estrella del fútbol caminando por la calle o en algún restaurante. Que seguramente les dé un fotógrafo, se saque una foto con ustedes. No es difícil encontrarse con “El Chino” Recoba o ver, si están en Montevideo a Cavani, o a Suárez, o ver que está Forlan, comiendo en un restaurante cerca de nosotros. Porque el Uruguay es un país donde a nivel poblacional tenemos una distancia muy corta que donde todo el mundo es accesible, y donde es una sociedad muy abierta a los turistas, y muy contenta al recibir a los turistas chinos.

Así que con el fútbol, el tango y el candombe creo que hay mucha cultura para descubrir. Y en el momento que nos movemos en el campo, la cultura del gaucho. Es la cultura del campo, con su vestimenta, con su elegancia, con sus caballos, con sus vacas, con sus ovejas, con sus grandes casas. Creo que allí es el cuarto elemento que yo les invitaría a que descubran. Son cuatro elementos muy diferentes a la cultura china pero que seguramente les den las mejores fotos de su viaje a Sudamérica y una impresión muy muy linda para volver a China habiendo conocido una cultura diferente pero también muy amistosa.

5. A continuación, ¿tiene la Embajada de Uruguay algún plan o actividad para promover la cooperación cultural y turística entre China y Uruguay?

Fernando Lugris: Sin duda. Estamos trabajando de forma muy activa no solamente aquí en Beijing a través de la Embajada pero sino también a través de nuestros Consulados Generales en Chongqing, para el oeste chino, Guangzhou, para el sur de China, en Shanghai, para el este de China, contactando a las diferentes provincias chinas porque nos interesa llegar a diferentes lugares con propuestas tanto culturales como de promoción turística.

Acabamos de desarrollar una gran Semana de Uruguay en la provincia de Henan. Nos estamos preparando para hacer una acción similar en Hainan. Y queremos aprovechar este año de la pandemia donde los amigos chinos no están saliendo a vivir en el extranjero para promover y mostrarles qué es lo que van a descubrir cuando se abran las fronteras y cuando tengamos una situación de seguridad, mayor para poder volver a viajar. La situación en Uruguay fortunadamente está muy bien controlada, pero hay que esperar a que todo el mundo esté en una situación óptima. Pero la Embajada va a seguir desarrollando a través de su cuenta de Wechat, a través del diálogo con la prensa y de las visitas de las diferentes provincias chinas, una gran actividad de promoción para invitar a más turistas chinos a que se acerquen a Uruguay una vez que las fronteras estén abiertas.

Y estamos llevando nuestras obras de arte. Tenemos la fortuna de tener un banco de obras de arte importante aquí en la Embajada en China. Y estamos haciendo exposiciones. Otros artistas no pueden ingresar todavía a China porque nos estamos cuidando mucho de la pandemia, pero el arte está aquí. Entonces podemos seguir haciendo exposiciones artísticas que se circulan por China y que les permitan al pueblo chino viajar un poquito sin moverse de su propia ciudad.

También estamos organizando festivales de cine. Nos parece que a través del cine, subtitulado al chino mandarín, muchos chinos están descubriendo la vida, las costumbres, la cultura de los uruguayos. Y pueden imaginarse también lo que van a hacer un futuro viaje a Uruguay.



北京旅游网西语站


INFORMACIONES ÚTILES