Sitio web sin fines de lucro supervisado y administrado por el Departamento de Cultura y Turismo de Beijing

Postre de guisantes

1555636909

Los postres de guisantes son un plato típico de la capital de China, Beijing, como una de las cinco grandes capitales antiguas, esta es una ciudad milenaria. Durante las últimas tres dinastías feudales de la historia china: Yuan, Ming y Qing (1271-1911), la planificación urbana de la metrópolis se desarrolló grandemente, por lo que llegó a convertirse en un verdadero centro político, económico y cultural para todo el país. Debido al potente progreso de la economía de la ciudad, el arte culinario concebido por el pueblo se fue desenvolviendo cada vez más y más. Dado que Beijing fue la capital de varias dinastías, aquí se concentraban diversas escuelas culinarias, pero desde que el arte de la cocina imperial de la dinastía Qing (1644-1911) se difundió en todos los ámbitos de la vida cotidiana de China, se formó una nueva escuela, la de Beijing. En general a los ciudadanos de Beijing les encanta consumir carne ovina y vacuna, probablemente por la influencia de los miembros de las nacionalidades manchú, mongola y hui, que habitan en la ciudad desde hace mucho tiempo. Por esta razón se han ido acumulado ricas experiencias en la preparación de platos, cuyos ingredientes principales son estas carnes. Por otra parte, como desde hace mucho tiempo que en Beijing se fueron estableciendo restaurantes de diversas provincias y otras tantas escuelas, todo aquello influyó profundamente en la formación de la escuela culinaria capitalina y es ese mismo hecho el que ha permitido asimilar muchos puntos fuertes de otras escuelas culinarias de todo el país, sobre todo de la cocina de Shandong.

Este postre de guisantes es un plato del palacio imperial, por lo cual se elabora con todo esmero y prestando total atención a los detalles. Este es un plato muy popular sobre todo durante la primavera, ya que este presenta un color amarillento, además de estar dulce, fresco y muy fino tanto que parece disolverse al entrar en la boca.

Según la leyenda, este fue el postre favorito de la emperatriz viuda Cixi de la dinastía Qing (1616-1912). Un día, la emperatriz viuda Cixi tomó un descanso en el cuarto Jingxin del parque Beihai, ella oyó de repente que un vendedor ambulante estaba pregonando e hizo que el séquito le preguntará qué es lo que él estaba vendiendo. Al ver al séquito acercarse, el vendedor les dijo que él estaba vendiendo postres de guisantes. La emperatriz viuda Cixi al escuchar esto, le surgieron ganas de probarlos, e hizo que el vendedor ambulante entrará al cuarto Jingxin. Después de probarlos, no elogió el delicioso platillo, sino más bien llevo al vendedor al palacio imperial, para que especialmente le prepare aquel delicioso postre de guisantes para ella.

Ingredientes:

Postre de guisantes (arvejas): 500 g

Azúcar…350 g

Bicarbonato en polvo…2 g

Preparación:

Lavamos, pelamos y partimos en dos cada guisante (arvejas).

Calentamos 1,5 litros de agua en una olla de aluminio (no se debe usar olla de hierro, porque se ennegrecen los guisantes), calentarla hasta que hierva, luego agregamos el bicarbonato y los guisantes partidos; bajamos la intensidad de la llama y seguimos cocinamos durante 2 horas, durante el proceso de cocción debemos revolver los ingredientes de la olla para que no se queme el fondo de la misma.

Cuando la sopa se espese, retiramos la olla del fuego y le agregamos azúcar, procurando revolver muy bien el contenido. Cernimos la mezcla sobre un recipiente hondo y ayudándonos de un cernidor filtramos el agua, además usamos un palito de bambú para sacar todos los guisantes de la olla.

Volvemos colocar a la mezcla en la olla de aluminio, pero esta vez sin agua, mientras se cocina a fuego lento revolvemos con el palito, cuidando que no se pegue en el fondo de la olla. Cuando se forme una pasta uniforme, dejamos de revolver.

Vertemos la pasta de guisantes sobre un molde cuadrado, nivelamos el contenido y lo cubrimos con papel aluminio. Dejamos reposar la pasta en la refrigeradora por 5 o 6 horas y listo, ya está lista para servirse, para ello la podemos cortar en pequeños cuadraditos.

CRI

Textos recomendados

Última hora

    Sobre nosotros | Contacto

    Copyright @ 2002-2019 www.visitbeijing.com.cn Todos los Derechos Reservados