Sitio web de Viaje de Beijing – El sitio web oficial de la Oficina de Turismo de Beijing

La porcelana celedón de Longquan

1525758726

La historia de la porcelana china asegura que la mitad de su origen está en la provincia de Zhejiang, y la mitad dentro de ese territorio pertenece a la ciudad de Longquan. De allí es la porcelana celedón, que sobresale por la belleza de su esmalte y su parecido al jade artificial en un arte maravilloso que supera a la naturaleza y que ha conquistado a la gente. El de Longquan es uno de los seis hornos famosos de la dinastía Song, cuya principal producción estaba en la ciudad del mismo nombre en la provincia de Zhejiang. La porcelana celedón apareció en el Periodo de los Tres Reinos (220-280) y las dinastías Jin del Oeste y Este (265-420), y alcanzó su apogeo en las postrimerías de la dinastía Song del Sur (1127-1279). Su elegante modelado y exquisito esmaltado han convertido a la porcelana producida allí en un ejemplo y en la medida exacta cuando se trata de apreciar la porcelana de la dinastía Song.

El esmalte verdoso y tierno como hielo y jade distingue a la porcelana celedón de Longquan. Su moldeado es un poco grueso y su color varía entre ligeramente verdoso como el ciruelo, verde rosado, verde frijol y un verde que se asemeja al caparazón de un tipo de cangrejo. Su capa de esmalte es fina. De estos colores, el rosado y el de ciruelo representan más el punto máximo de exquisitez y distinción. Los artesanos de las dinastías aspiraban a alcanzar la belleza del jade, por lo tanto, la porcelana celedón producida de muchos hornos famosos fue alabada por los eruditos.

Pero las piezas de celedón de Longquan que merecen ser comparadas con el jade son las de verde rosado y las de verde ciruelo. Las capas de esmalte verde rosado dan una sensación carnosa en la superficie y brillan como el jade. Las de verde ciruelo se parecen a la jadeíta, la calidad de su esmalte es fuerte y vigorosa y se asemeja en belleza al color del esmalte del horno Ru. Dichas piezas representan la perfección de la porcelana celedón en todo su esplendor.

La principal característica de su proceso artístico y de fabricación es ponerle esmalte repetidamente. En la antigüedad, los artesanos solían poner hasta más de diez capas de esmalte con la intención de alcanzar un esmalte cristalizado, lo que incrementaba su grosor hasta superar el del molde. Algunas piezas de porcelana, para ajustar lo fino y lo grueso de las capas de esmalte, utilizaron la técnica del chujin (dejar intencionalmente algunas partes salientes al hacer el molde para que el esmalte de esas zonas fuera menos grueso que en otras, y después de hornearlos, el color pareciera más ligero) y el cinabrio formado con el principio de oxidación se repite dos veces para decorar las piezas de porcelana.

A pesar de que aplicaban el esmalte repetidas veces, el color de la porcelana de Longquan no da una sensación pesada ni borrosa. Es límpida y transparente, como el agua del lago, y tiene una singular elegancia. Tras añadir la misteriosa arcilla púrpura al hierro existente en el esmalte celedón, el esmalte de buena calidad de Longquan está listo. A esto debemos de sumar el barro especial local y la madera de pino, que revelan perfectamente la exquisitez de la porcelana.

El arte decorativo distintivo es otra característica maravillosa de la porcelana celedón de Longquan. Existe una gran variedad de diseños de la misma en forma de tazones, platos, platillos, copas, jarros, recipientes ventrudos de cuello estrecho, hornos, cubiletes para pinceles chinos, botellas, entre otros. Su moldeado elegante y natural tiene un estilo propio que no pierde su encanto. En su decoración usan motivos esculpidos, rayas finas de gran originalidad. Todos los elementos que se utilizan para su acabado se complementan para definir sus formas elegantes. Los artesanos elaboraron los preciosos agrietamientos de las piezas para destacar la sensación de jade puro, creando una nueva concepción artística en la porcelana china.

La preferencia de los chinos hacia el color verde se relaciona estrechamente con el criterio estético de la cultura china. Ese color se parece al del jade. En la China antigua, la gente expresaba metafóricamente la buena virtud con dicha piedra preciosa. El esmalte celedón no solo responde al tradicional pensamiento por preconizar la personalidad noble, sino también al carácter introvertido de los chinos.

La porcelana celedón de Longquan tiene gran fama y ha sido elogiada dentro y fuera del país. Muchos museos del mundo que poseen colecciones de porcelana tienen piezas de la de Longquan. En Europa es también conocida como Celadón. Este nombre derivaba de una leyenda romántica. El drama pastoril La Astrea, una adaptación de la novela del mismo nombre del escritor francés Honoré d’Urfé, provocó gran repercusión. El protagonista masculino, Celadón, usaba una vestimenta de color verde claro. No pasó mucho tiempo para que la ropa de ese color estuviera de moda. En ese momento la porcelana celedón de Longquan también había conquistado al público. Los nobles se fascinaron con ella. De esa pasión por la porcelana surgió el interés por buscarle un nombre adecuado y el tono se parecía mucho al color de la ropa de Celadón. De ahí el nombre que circuló por toda Europa.

Influenciados por el de Longquan, los hornos en Jiangxi y Fujian también produjeron porcelana celedón, creando una enorme red de hornos Longquan. Durante largo tiempo, dicha porcelana atravesó los océanos jugando un importante papel en la difusión de la civilización china. El celedón de Longquan, con la extraordinaria belleza de un arte que trata de imitar al jade y como difusor de la unión de la cultura tradicional y moderna, enriquece la cultura nacional y es un tesoro artístico mundial.

*Song Xiaoyan es planificadora de cursos sobre porcelana antigua en el Museo Patio de la Porcelana Antigua.

Jarrón de esmalte celedón con motivos de flores

Pertenece a la colección del Museo del Palacio Imperial de Beijing. En su superficie se observan ramas y flores. En el borde superior externo posee puntos salientes. La parte central del cuello sobresale y en la parte superior están grabadas flores y en su parte inferior, nubes que indican buenos augurios. Los dibujos son exquisitos y vivos. El color del esmalte es límpido, elegante y fresco. Se trata de un tesoro de la porcelana celedón de Longquan de la dinastía Ming (1368-1611).

Plato de esmalte celedón del horno Longquan con grabado de uvas

Pertenece a la colección del Museo del Palacio Imperial de Beijing. El centro del plato es convexo y su base, redonda. Posee rayas paralelas doble con motivo de lotos por un lado. Sobre su parte interna están dibujadas hojas de bambú, Ganoderma lucidum y uvas, mientras que en su base externa se encuentran huellas quemadas irregulares sin esmalte. La pieza es grande y su molde de esmalte límpido es pesado, características típicas de la porcelana celedón de Longquan de la dinastía Ming.

Jarrón de esmalte celedón del horno Longquan

Pertenece a la colección del Museo de la Provincia de Anhui. El molde es blanco, y su cuerpo es simple y honesto. El color del esmalte es elegante como el jade. Tiene decorados de palmas en el cuello y debajo de las hojas un círculo de rayas lo rodea. En la parte de abajo tiene una flor de peonía y pétalos de loto deformados. En su base tiene un círculo de rayas. El modelado del jarrón es elegante con exquisitos dibujos, un objeto extraordinario del horno Longquan.

CHINA HOY

Viaje a Chaoyang - Excursiones temáticas durante las vacaciones de Día de los Trabajadores

Lista

Día Internacional de los Museos-Guía de museos en Beijing

 

Sobre nosotros | Contacto

Copyright@2002-2017 www.visitbeijing.com.cn,All Rights Reserved