Sitio web sin fines de lucro supervisado y administrado por el Departamento de Cultura y Turismo de Beijing

China en chino Templo Longquan, budismo de “Internet+” y multilenguaje

1520928783

Hay una leyenda urbana que habla de un bodhimanda misterioso, cerca de la ciudad de Beijing, un templo histórico, pero integrado por monjes científicos y artísticos, tiene capacidad igual que la mayoría de empresas más avanzadas de internet, internet+ o innovación. Aunque dicho lugar no sólo es un mito ciudadano, este templo está al oeste de Beijing: el templo Longquan.

El templo Longquan, que es un templo maltratado por el tiempo construido en la dinastía Liao y situado en la montaña Fenghuang al oeste de Beijing, se hace cada día más famoso con la llegada de la era de internet móvil. Cada mañana, el abad budista Xuecheng suele responder a las preguntas dejadas por seguidores en el microblog oficial del templo, palabras que son traducidas en nueve idiomas. Los monjes leen libros sagrados por iPad. La página oficial del templo cuenta con cuatro idiomas, que son chino, inglés, japonés y coreano. Además, se actualiza cada día en el internet los cuentos relacionados a la vida del joven monje Xian´er, figura de dibujo animado que fue creado por el templo, por el monje artística Xianfan con pluma chino. El templo Longquan, que cuenta con monjes graduados de Universidad Tsinghua y de Universidad de Beijing, incluso desarrolló un robot monje, el primero del mundo.

Igual que en los dibujos animados, el robot monje también llamado Xian'er, ha llamado la atención tanto de los visitantes como de los cibernautas por su apariencia divertida y su capacidad de comunicar con la gente. El robot mecánico de 60 centímetros de altura es capaz no sólo de leer sutra sino también contestar a preguntas simples y limitadas. Por su inteligencia de contestar preguntas de visitas, la comunidad le llama “Siri Budista”. Xian'er nació en el año 2016, hasta hoy día se tiene la segunda versión de este monje robot chico, y logró gran avances en capacidad, incluyendo el humor.

Según el monje Wu Guang, el “maestrito Xian'er” también tiene su propia cuenta pública de Wechat, podría charlar directamente con la gente por escritos y oraciones 24 horas, día y noche:

“El robot monje Xian'er cada día responde más que 300 mil preguntas de la gente, con una super alta tasa de comunicación. Especialmente para ciudadnos modernos en metropolitanas, quienes tienen grandes presiones laborales y ritmos vitales intensos. Cuando alguien se siente incómodo y preocupado por algo, podría comunicar con Xian'er por su cuenta pública de Wechat, charlar con él. Las frases de Xian'er son frutos inteligentes de la cultura tradicional de China. Posiblemente, tras una charla breve, lograrás sentirte mejor.”

Ciencia y tecnología, a simple vista una contradicción, se convierte en una integración en este templo chino. Pero el monje Xianqing presentó que el budismo nunca estuvo alejado de la tecnología más avanzada. Desde una educación oral, hasta la invención de los manuscritos de hojas de palma, fueron grandes avances en el mundo antiguo de la tecnología de la imprenta. Los manuscritos de hojas de palma se escribieron con tinta en hojas de palma de hoja cortadas y curadas de forma rectangular. Normalmente, cada hoja tenía un orificio a través del cual podía pasar una cuerda, y con éstas las sábanas se ataban con una cuerda para darles forma de libro.

Un texto de hoja de palma así creado normalmente duraría entre unas pocas décadas y unos 600 años antes de que se descompusiera debido a la humedad, la actividad de los insectos, el moho y la fragilidad. Por lo tanto, el documento tuvo que ser copiado en nuevos conjuntos de hojas secas de palma. También gracias a esta innovación, el budismo comenzó a llegar a China.

Desde aquel entonces, junto con el desarrollo científico y tecnológico, el budismo sigue evolucionando su transmisión a la región y a todo el mundo. Según los monjes de allá, no importa el canal de la oración, escrita o vía internet, nunca cambian las creencias y la realidad budista para ellos.

Aparte de la ventaja tecnológica, en dicho templo también se reúne un grupo de voluntarios que hacen de traductores en múltiples idiomas como chino mandarín, inglés, francés, alemán, japónes, italiano, coreano, español, tailandés, vietnámita, tibetano, mongol, portugués, holandés y birmano. Se formó un centro de traducción. Gracias a dicho instituto, la gente de muchos países extranjeros puede seguir las informaciones del templo Longquan y el abad budista Xuecheng, como esta frase en castellano que se encuentra en Weibo del templo Longquan:

“....El Venerable dijo una vez: escuchar con el corazón lleno de misericordia es ayuda. Si uno mismo tenga aflicciones, no podrá traer tranquilidad a otros; al contrario, si uno mismo esté tranquilo, podrá aligerar la preocupación de los demás....”

Budismo no es una religión original de China, eso significa que sus libros sagrados fueron escritos en otros idiomas. En este sentido, el desarrollo del budismo chino también es una historia larga de traducción de obras clásicas. Hoy en día, se llega a una nuevo etapa de nuestra era: presentar obras clásicas budista de China al mundo, como la traducción del Canon budista chino, Ta-ts'ang-ching, en chino Depósito de Escrituras Mayores.

Según Xianqing, el templo Longquan quiere traducir todos los tomos de Ta-ts'ang-ching a idiomas extranjeros. Pero todavía es un objetivo a largo plazo por el momento. Hoy en día, dicho templo está enfocando en reunir grupos de traducctores y colecciones de materias primas, a fin de lograr de construir una plataforma multilenguaje. “Hoy en día, todo el mundo espera conocer más a China, y logramos poco presentar nuestra cultura en sus idiomas. Por eso, cómo presentamos estas obras culturales clásicas de nuestro país, para sus comprensiones de una China completa, es una tarea muy importante”, dijo el maestro budista Xianqing.

CRI

Textos recomendados

Última hora

    Sobre nosotros | Contacto

    Copyright @ 2002-2018 www.visitbeijing.com.cn Todos los Derechos Reservados