Sitio web de Viaje de Beijing – El sitio web oficial de la Oficina de Turismo de Beijing

La Seda china: la producción y la historia

1512546060

¿Te gusta la seda china? Brillante, suave y a la vez fuerte. La seda siempre ha sido un tesoro preciado en China y una buena opción para obsequiar como regalo. Durante muchos siglos, este maravilloso material natural fue el artículo de mayor exportación en la China antigua. La historia de la seda china se remonta a más de 2.000 años y actualmente sigue siendo un tema popular en todas partes.

En China se producen anualmente cerca de 150 mil toneladas de seda. Esto es mucho más que el resto de todo el mundo, y representa el 78% de la producción mundial. Sólo la India tiene una industria comparativamente grande que produce anualmente cerca de 30.000 toneladas de seda.

En China, la seda se produce principalmente al sur del río Yangtze. Las regiones productoras de seda son las provincias de Jiangsu, Zhejiang y Sichuan. Situadas en estas provincias, las ciudades como Suzhou, Hangzhou, Nanjing y Shaoxing son bien conocidas por sus industrias de seda.

Leizu, también llamada Xi Lingshi, fue una legendaria emperatriz china, esposa del Emperador Amarillo. Dicen que inventó el telar de seda en el siglo XXVII a.C.

Según la leyenda, Leizu descubrió gusanos de seda en un té de mediodía, cuando un capullo cayó en su té. El calor desenvolvió la seda hasta que se extendió a través de su jardín. Al ver el hilo, lo siguió hasta el capullo dándose cuenta de cuál era la fuente de la seda.

La leyenda tiene otra versión según la cual, la emperatriz encontró dichos gusanos mientras comían hojas de morera y tejían sus capullos. Recogió algunos capullos, y se sentó a tomar el té. Mientras tomaba una taza, cayó un capullo en el agua hirviendo. Al tirar del hilo para sacarlo, terminó enrollando la atractiva fibra alrededor de su dedo.

Leizu persuadió entonces a su marido para que le dejara unas moreras, donde domesticó a los gusanos que hacían esos capullos. Leizu compartió sus descubrimientos, extendiendo el arte de la seda por China. Leizu también inventó el carrete de seda, que une los filamentos en un hilo con la suficiente fuerza para ser tejido, y el primer telar de seda.

La seda era de uso exclusivo de la familia imperial y de los más altos nobles durante cerca de mil años. Luego el uso se fue extendiendo progresivamente a otras clases de la sociedad china. Asus principales usos eran en prendas de vestir y artículos decorativos. Era además utilizada desde muy temprana época como moneda de cambio; en algunos instrumentos musicales, en la pesca e incluso en los arcos.

Durante la dinastía Han, la seda pasó a ser un valor de lujo por sí misma en vez de un simple material. Se utilizaba para pagar a los funcionarios y recompensar a los ciudadanos con especiales méritos. Del mismo modo que a veces se estimaba el precio de los productos según su peso en oro, la longitud del tejido llegó a ser un patrón monetario en China.

Hasta hoy en día, la seda sigue siendo un material precioso y popular para las mujeres chinas. La seda es fuerte, pero no es elástica. Si se estira, no vuelve a la misma longitud. Otro problema con la seda es que a algunos insectos les parecen deliciosa. Por eso, un mantenimiento perfecto de la seda es importante.

Algunas ropas de seda se pueden lavar a mano. Sin embargo, siempre hay que separar la ropa de color oscuro de la de color ligero. La seda con manchas de sudor debe ser lavada en agua fría tan pronto como sea posible. Los insectos pueden ser atraídos por la transpiración y las manchas de alimentos.

Para limpiar la seda, hay que utilizar un detergente suave y agua tibia, enjuagar bien y enrollarla con una toalla para absorber el agua. Si es necesario plancharla, se debe cubrir con otro paño y utilizar la temperatura más baja.

La seda se debe limpiar en seco. Lo mismo ocurre con las ropas con impresiones multicolores o teñidas a mano para evitar que los colores se corran.

Las polillas pueden atacar a la seda. Para guardarla, ponga las ropas de seda en bolsos de tela como fundas de almohada de algodón o envuélvalas con telas transpirables. Manténgalas alejadas de la exposición a la luz intensa y a la luz directa del sol.

Evite almacenar la seda en plástico, esto puede atrapar la humedad y causar que se torne amarillenta.

CHINA.COM

Explorar Beijing en invierno

Lista

Se publicó el “Sabor de Beijing 2017: Mapa de Gastronomía”

 

Sobre nosotros | Contacto

Copyright@2002-2017 www.visitbeijing.com.cn,All Rights Reserved