Sitio web de Viaje de Beijing – El sitio web oficial de la Oficina de Turismo de Beijing

El punto de partida de la Ruta Marítima de la Seda

1507545652

Al sureste de la provincia de Fujian, escondida entre dispersas colinas, valles y cuencas, se encuentra la ciudad costera de Quanzhou. El monte Daiyun, conocido como la “cresta” de Fujian, se extiende de noreste a suroeste. Quanzhou, origen de la cultura fujianesa y uno de los primeros puertos desde donde China comenzó a comercializar hacia el exterior, cuenta con una larga historia y una gran riqueza cultural, con decenas de atracciones centenarias y singulares. Quanzhou fue designada por la Unesco como el punto de partida de la Ruta Marítima de la Seda.

Influencia de largo alcance

La cultura minnan (en chino, min es abreviatura de “Fujian” y nan significa “sur”), originaria de Quanzhou, fue creada por los habitantes del sur de Fujian. Con el minnan como su dialecto y la cultura marítima como su mayor rasgo, la cultura minnan es una parte importante de la cultura china. Su esfera de influencia se ha expandido por Fujian, Zhejiang, Guangdong y Taiwan, e incluso por lugares más distantes como Singapur y el Sudeste Asiático.

Durante las dinastías Han (202 a.e.c.-220 e.c.) y Jin (266-420), un gran número de personas de nacionalidad han, provenientes de la planicie central de China, se trasladaron a Quanzhou. Estos individuos, al tiempo que comenzaron a formar parte de los intercambios en Quanzhou, mezclaron su cultura con la cultura local, precipitando así el surgimiento de la cultura minnan. Durante las dinastías Song (960-1279) y Yuan (1271-1368), con el aumento poblacional y el desarrollo económico de Quanzhou, la ciudad se convirtió en un puerto importante de Oriente, y pronto se consolidó como el punto de partida de la Ruta Marítima de la Seda.

Gracias a la apertura de esta ruta, los árabes y los persas arribaron a Quanzhou para el comercio, enriqueciendo la cultura minnan con sus tradiciones islámicas. Asimismo, durante las dinastías Ming (1368-1644) y Qing (1644-1912), comerciantes y misioneros europeos llevaron la cultura occidental a Quanzhou, promoviendo aún más el desarrollo cultural local. Después de miles de años de encuentros e integración con diversos pueblos, un diverso sistema cultural, caracterizado por la agricultura, el comercio marítimo y la religión, tomó forma.

El dialecto minnan, uno de los ocho dialectos principales de China, se originó en Quanzhou. Sin embargo, ha logrado expandirse mucho más allá. En Taiwan, salvo en los asentamientos de la minoría étnica gaoshan, dicho dialecto puede ser escuchado casi en todas partes. En Singapur, entre el 70 y 80 % de la población local puede hablarlo o entenderlo. Muchos chinos del exterior, residentes en países del Sudeste Asiático como Malasia, Indonesia y Tailandia, también utilizan este lenguaje. Según estadísticas preliminares, más de 40 millones de personas alrededor del mundo hablan este dialecto.La arquitectura es una importante representación y encarnación de la cultura local. En Quanzhou, la más típica de las construcciones tradicionales es el cuo (vivienda local). Los ostentosos y magníficos cuo antiguos han sido construidos con ladrillos y tejas rojas, bases de roca blanca, techos curvados con dos extremos hacia arriba, y adornados con exquisitos tallados de madera y roca. Las residencias de mayor tamaño de estilo tradicional han sido construidas en su mayoría por personajes eminentes, chinos del exterior y magnates empresariales que se han asegurado de contar con un diseño de vivienda bien estructurado y ordenado para las familias compuestas por múltiples generaciones.

La cultura de la Ruta Marítima de la Seda

Desde la antigüedad, China ha participado en intercambios y comercios amistosos con otros países del mundo. Hace 2000 años, los antiguos chinos desarrollaron una ruta comercial desde la costa sureste del país, que pasaba por la península de Indochina, el océano Índico y el mar Rojo, y finalmente llegaba al este de África y Europa.

Hasta el siglo VIII, esta ruta comercial marítima fue utilizada principalmente para el transporte de productos de seda, por lo cual posteriormente obtuvo el nombre de Ruta Marítima de la Seda. Después del siglo VIII, como consecuencia de varias guerras y un cambio del centro económico, esta ruta sustituyó a la ruta terrestre y se convirtió en el principal canal para los intercambios comerciales y culturales entre China y los otros países. A medida que las técnicas de construcción naval y navegación de China fueron mejorando –por ejemplo, con la invención de la brújula–, los navíos comerciales chinos fueron capaces de emprender viajes aún más lejos. China desarrolló entonces vínculos comerciales directos con más de 60 países y regiones, impulsando el progreso de los países ubicados a lo largo de la ruta comercial. Durante este período, China exportó principalmente productos de seda, porcelana, té y piezas de hierro y cobre, e introdujo especias, flores y plantas, productos muy raros y valiosos, reservados para uso real. La Ruta Marítima de la Seda fue entonces conocida como la ruta marítima de la porcelana o de las especias.

El intercambio de Quanzhou con los países del Mar Meridional de China se remonta al siglo VI. Para el siglo XIII, la ciudad ya estaba posicionada como el puerto más activo de China, disfrutando de la misma reputación del puerto de Alejandría, en Egipto. Quanzhou contaba con intercambios comerciales y culturales con alrededor de 100 países y regiones, incluyendo Japón, el Sudeste Asiático, Persia, Arabia y África. A través de la Ruta Marítima de la Seda, China exportaba porcelana, seda, té y hierro. A su vez, importaba especias, materiales medicinales, perlas y conchas.

Los viajes de Marco Polo registra la estancia de 17 años del viajero veneciano en China. Antes de dejar el país, como última parada de su travesía, Marco Polo visitó Quanzhou. Se quedó allí durante un tiempo y estuvo profundamente impresionado con el floreciente comercio, los abundantes recursos naturales y la amabilidad de la gente. Por este motivo, en su obra, Marco Polo alaba la ciudad al explicar que “existe un puerto en la costa de Citongcheng (antiguo nombre de Quanzhou) aclamado por sus bulliciosos astilleros. Un gran número de comerciantes se reúnen allí para vender todo tipo de artículos. La delicada porcelana Dehua se consigue a un precio razonable. Con una moneda de plata de Venecia es posible comprar ocho tazas de porcelana”.Desde que China propuso la Iniciativa de la Franja y la Ruta, Quanzhou ha tomado activamente medidas para hacer frente al desafío, aprovechando su historia, cultura y recursos como una oportunidad para un nuevo desarrollo. Hoy en día, el rendimiento de mercancías de los puertos de Quanzhou supera los 100 millones de toneladas. Además, autorizados por el Consejo de Estado, Xiaocuo, Douwei, la bahía de Quanzhou, la bahía de Weitou y la bahía de Shenhu son puertos abiertos al mundo, con más de 80 rutas de navegación.

La cultura del té de Anxi

China es tanto lugar de origen como cuna de la cultura del té. Gracias a su ubicación y clima cálido y húmedo, Fujian es un lugar ideal para el cultivo de esta planta. El té oolong, producido en Fujian, es un tipo de té muy distintivo de China. El té tieguanyin, producido en el condado de Anxi en Quanzhou, es la variedad más fina del té oolong.

El distrito de Anxi, situado 53 km al este del centro de Quanzhou, es el lugar de origen y principal área de cultivo del té tieguanyin. También conocido como la capital china del té, Anxi goza de clima templado durante todo el año. El distrito está rodeado de picos y crestas verdes, serpenteadas por manantiales. La historia de la producción de té de Anxi se remonta a mil años. A medida que han cultivado el famoso tieguanyin, los agricultores de té de Anxi también han desarrollado un conjunto de técnicas únicas sobre el cultivo y elaboración del té, así como la apreciación y degustación de la bebida, dándole forma a la antigua y espléndida cultura del té de Anxi.

Antigua residencia Cai

Situada en la aldea de Zhangli en la ciudad de Nan’an, bajo jurisdicción de Quanzhou, la antigua residencia Cai fue construida a finales del siglo XIX por Cai Qichang y su hijo Cai Zishen, dos chinos provenientes de Filipinas. Con una superficie total de 16.300 m2, la antigua residencia ahora incluye 15 mansiones y un templo ancestral con casi 400 habitaciones de diferentes tamaños.

Las características más destacadas de la construcción incluyen techos a dos aguas en voladizo, vigas labradas y pintadas, relieves vivos en los ladrillos y ventanas de celosía esmeradamente talladas. La residencia es una obra maestra arquitectónica, que combina el estilo local minnan con el arte arquitectónico occidental y del Sudeste Asiático.

Antigua aduana de Quanzhou

Esta antigua aduana, alguna vez órgano gubernamental para la administración del comercio exterior marítimo, está ubicada en el callejón Shuimen del distrito de Licheng, en Quanzhou. Establecida en 1087, la antigua aduana estaba encargada de inspeccionar los buques mercantes, controlar el contrabando, gestionar los procedimientos oficiales para los viajes, recaudar impuestos, comerciar y recibir, y manejar enviados diplomáticos y empresarios extranjeros. En 1472, la aduana se trasladó a Fuzhou, y la oficina se convirtió en una residencia privada, que se ha mantenido en pie hasta hoy.

Antiguas edificaciones de los puertos de Quanzhou

Hay muchos edificios de larga data en los antiguos puertos de Quanzhou, zona situada unos 10 km al este del centro de la ciudad. A través de la historia, estos puertos han contado con tres bahías (Quanzhou, Shenhu y Weitou) y doce puertos ramificados. El puerto de Houzhu, conocido como “el primer puerto de Oriente”, aún conserva muchas de sus reliquias históricas. Algunas de las más famosas construcciones antiguas incluyen la torre Gusao, la torre Liusheng, el templo Zhenwu, el puerto Shihu, el muelle Wenxing y el muelle Meishan.

La torre Gusao fue construida entre los años 1131 y 1162, y desde entonces ha funcionado como baliza de navegación. El muelle Meishan, ubicado donde el río encuentra al mar, tiene un significado geográfico muy importante. El templo Zhenwu guarda importantes reliquias históricas, y fue uno de los puntos investigados cuando Quanzhou propuso a la Unesco la declaración de la Ruta Marítima de la Seda como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La cata del tieguanyinHay un conjunto de reglas para la cata y apreciación del tieguanyin, que consta de tres pasos principales: examen, observación y degustación. Primero se observa la apariencia del té, y se toma nota de su color y claridad. Al saborear el té, es necesario probarlo y percibir su aroma. El tieguanyin tiene un olor muy fuerte, y su fragancia natural de orquídeas, de larga duración, se extiende tras su preparación con agua caliente. Una taza especial para detectar fragancias, más larga y delgada que una taza regular, es utilizada para la degustación del tieguanyin.



CHINA HOY

¡Viene el XIX Festival Internacional de Turismo de Beijing 2017 (BITF 2017)!

Lista

El Parque Forestal Olímpico abraza el mar de flores

 

Sobre nosotros | Contacto

Copyright@2002-2017 www.visitbeijing.com.cn,All Rights Reserved